La boda de Patricia y Cristian

La boda de Patricia y Cristian

Patricia y Cristian llegaron a nosotros hace ya casi un año, a través de unos de sus mejores amigos. Precisamente fueron unos de los soñadores más recordados, y no sólo por nosotros... también por muchas parejas que llegaron después, y es que la boda de Sandra y Santy, la recordaremos siempre, pues marcó un antes y un después.

Nos encanta cuando nos sentamos con parejas que vienen recomendadas o que han visto nuestro trabajo en otras bodas. Es una satisfacción inmensa y nos ayuda a poner el listón más alto.

 

Empezamos como siempre, por el diseño gráfico; sus invitaciones fueron el primer paso.

Querían algo sencillo, floral, con diferentes tonos de rosas. Después de varias propuestas, dimos con una preciosa cenefa que les encantó nada más verla y que cerraba su ideal de invitación perfecta. Papel mate 300gr, 14x14cm, impreso a una sola cara. Mezcla de tipografías elegantes con modernas, juego de colores alegres en verdes, rosas y blanco. 

Eligieron unos sobres rosas perfectos que cerraban anudados con las etiquetas de los nombres de sus invitados.

El resto de papelería que veréis en su día, llevaría obviamente, el mismo diseño. Por eso es tan importante estar 100% convencidos de un diseño que lo englobará todo. Nunca nos sirve el "es muy bonito" ó "me gusta mucho". Es obligado que como mínimo digan un "me encanta" ó "es mucho más bonito de lo que esperaba" Aquí nuestra propia exigencia es máxima, por muchas horas que nos cueste dar con su invitación soñada.


En la primera reunión con la floristería, Patricia nos confesó que tenía cierta predilección por los tonos azules y decidimos que la Iglesia, tuviera su plena aportación de dicho color.

La Iglesia era una ermita en un pequeño pero precioso pueblo de Cuenca (Almodóvar del Pinar) con una maravillosa placeta que nos haría lucir la deco elegida.

Vestimos su entrada con una chulísima alfombra azul que lo llenaba todo.

En su entrada, dispusimos dos puntos diferenciados: Pai pais y pañuelos para usar durante la ceremonia, y unas monísimas cajitas de arroz para la salida.

Adornaba la puerta dos pies grandes de forja con unas cestitas de flor.

 

Ya en el interior, sencillez respetando los tonos elegidos: verde, blanco y azul. Atadillos en los bancos, unas guirnaldas en las rejas anteriores al altar y un centro sobre la mesa. 

 

El banquete se celebró en La Moraleja, a unos poquitos kilómetros de la capital conquense.

 

Tenían claro que querían jaulas, así que no faltaron en todos los puntos claves.

Aquí decidimos unificar blanco con el azul de la novia, y el rosa elegido para las invitaciones. También porque detalles tan importantes como su semicorona floral de porcelana para el cabello, como su increíble ramo, llevarían la combinación de ese precioso trío de colores.

 

El seating plan ya sabemos que es, hoy en día, el punto indiscutible a decorar.

En este caso, y basándonos en la sencillez que siempre nos pidieron los novios, hicimos una bonita y vistosa presentación a la par que sencilla. Qué mejor recepción para sus invitados que seguir la estela de la preciosa alfombra azul que les recibía y despedía en la ermita. 

Ya por la noche, este punto se convertiría en un rincón super cálido y romántico, foco de todas las miradas y objetivos.

También tuvieron, cómo no, su mesa de firmas donde sus invitados pudieron dedicarles unas palabras para siempre.

En el interior del salón. Las jaulas serían protagonistas como centros de mesa que además, los novios habían comprado con la intención de que sus invitados pudieran llevarse de recuerdo. Irían acompañadas de flor interior y velas.

No sería el caso de la mesa presidencial, que se adornaría con un juego de espejos, tarros en plata con flor y muchas velas, dándoles una perfecta visibilidad de todo el salón y a su vez, creando un ambiente super romántico de su mesa.

 

Podéis apreciar cómo tanto en números de mesa, tarjetas de invitados como carteles o minutas, respetamos el mismo diseño que en las invitaciones.

Para la hora del baile, montamos la mesa dulce sobre nuestro carrito. Mismos tonos blancos, rosas y azules con toque rojo del clásico regaliz, chuche preferida de Patricia. Quedó muy dulce, ¡¡en todos los sentidos!!

No podía faltar la aportación de jaulas, como tampoco faltaron en el divertido photocall que decoramos, sobre la base que ellos habían fabricado.

Todo esto es lo que os podemos mostrar, mientras esperamos las fotos buenasssss y oficiales. También las publicaré de inmediato en su álbum correspondiente de nuestra página de Facebook ¿Ya nos sigues?

Mientras, os invito a ver más en el video express del same edit que montaron nuestros compañeros de Lait Social, encargados de inmortalizar esta boda: Vídeo Express 

Siempre digo que es un placer recomendarles, hacen un increíble trabajo. Fans absolutos!

 

No podemos despedirnos sin antes, dar unas GRACIAS GIGANTES a nuestros soñadores; Patricia y Cristian.

Casi un añito de trabajo en el que hemos estado super agosto. Parece mentira que ya haya pasado todo... Esperamos que en el recuerdo de ese día, nos guardéis en vuestra memoria con el mismo cariño que os guardaremos siempre a vosotros. Tenéis un rinconcito muy grande en nuestros corazones.

GRACIAS, GRACIAS y más GRACIAS por depositar vuestra plena confianza en nosotros para materializar este gran sueño: vuestro gran día.

Cuando les recibo por primera vez como marido y mujer, veo sus caras e intercambio las primeras palabras, es cuando me doy cuenta de lo que adoro este trabajo, pese a sus pros y contras. Ese momento en concreto, lo compensa todo.

 

Dar también las gracias a TODOS y cada uno de los profesionales que como siempre digo... es la suma de todos, los que crean bodas que van sobre ruedas. ¡Gracias!

__

Diseño Papelería, Decoración de Boda y Mesa Dulce: Cuando Nace Un Sueño

Floristería: Viveros La Mezquita

Foto y Vídeo: Lait Social

Celebración: La Moraleja - Cuenca

Tocado: Isla de Los Secretos

¡Que seáis muy felices chicos!